julio 5, 2018 Ganga Tattoo Studio

El proceso de creación del tatuaje deja la piel muy irritada, deshidratada y además dañada, es muy necesario un cuidado específico, de no hacerlo podríamos enfrentarnos a una infección que además pondría en peligro la estética del tatuaje.

Un tatuaje fresco puede ser descrito como una sensación similar a una quemadura de sol. El área tiende a picar, enrojecerse e inflamarse. Todo esto es una parte natural del proceso de curación del tatuaje. Tomar antiinflamatorios como el ibuprofeno debería ayudar. Durante los dos primeros días no debes preocuparte por la exudación de líquido y el exceso de tinta, esto es totalmente normal, pero asegúrate de mantener tu tatuaje limpio.

Después de un par de días, la piel alrededor del tatuaje puede llegar a secarse y tu piel comenzará a descamarse como una quemadura de sol. De esta forma, comenzarás a sentir picor en todo tu tatuaje. No frotes ni toques la zona tratada mientras está sanando.

PROCESO DE CURACIÓN

1. Una vez que se haya terminado el tatuaje deberás esperar entres 2 y 5 horas para realizar la primera cura. Comienza por lavar muy bien tus manos, luego pasa a lavar tu tatuaje con agua fría y jabón neutro. Al lavar frota suavemente la zona del tatuaje sin utilizar ningún tipo de esponja, paño o estropajo. Para secar tu tatuaje usa una toalla suave de algodón muy limpia. No frotes la zona, simplemente coloca delicadamente la toalla encima para que absorba el agua.

2. El paso final de la cura de tu tatuaje es aplicar la crema cicatrizante. Aplica una capa muy delgada, deja secar antes de ponerte la ropa pues la grasa de la crema podría mancharla, evita el exceso de crema, recuerda, una capa fina.

3. La higiene y aplicación de los productos cicatrizantes debe hacerse entre 2 y 3 veces al día, cada 8 horas, durante la primera semana. La segunda semana bastará con una curación diaria y mantenerlo hidratado con crema normal. A partir de la segunda semana simplemente tendrás que mantenerlo hidratado con crema.

¿QUÉ NO DEBES HACER?

1. Intenta no mojar el tatuaje en piscinas o playas, la ducha es lo único que puede soportar el tatuaje en su proceso de curación.

2. No expongas el tatuaje a la luz directa durante el primer mes, después usa la crema solar que sea necesaria para protegerlo.

3. No se recomienda hacer ejercicio que te haga sudar durante los dos primeras días, evitarás así la infección.

4. Nunca rasques o frotes el tatuaje mientras se está curando.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies, pinche en el enlace para obtener mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
1
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?
Powered by